El periódico By Administrator 708 Views

¿Qué tiene que ver Huawei en el conflicto entre Canadá y China?

El embajador de Canadá en China dimitió por petición del primer ministro Justin Trudeau, a raíz de sus polémicas declaraciones sobre la posible extradición de la hija del fundador de Huawei a Estados Unidos.

Desde hace unos meses el primer miistro canadiense, Justin Trudeau, libra una batalla diplomática con China. Detenciones sospechosas han despertado una tensión pocas veces vista entre los dos países, más aún teniendo en cuenta que, aparentemente, fue originada por una empresa de telefonía móvil como Huawei. 

En diciembre del año pasado, la hija del fundador del gigante tecnológico y gerente financiera, Meng Wanzhou, fue retenida en Canadá por pedido de Estados Unidos. China argumentó que era una represalia por la intensa guerra comercial que hay con Donald Trump, mientras que el gobierno estadounidense asegura que la funcionaria de haber violado las sanciones impuestas a Irán el pasado agosto.

(Le puede interesar: Lo que hay detrás del caso Huawei)

Ahora, el embajador de Canadá en China dimitió por petición del primer ministro Justin Trudeau, a raíz de sus declaraciones controvertidas sobre la posible extradición de una dirigente del grupo tecnológico Huawei a Estados Unidos, anunció el mandatario este sábado.

"Anoche le pedí a John McCallum que me presentara su renuncia al puesto de embajador de Canadá en China y la acepté", dijo Trudeau en un comunicado en el que no explicó los motivos de su decisión.

El jefe de misión adjunto en la embajada canadiense en Pekín, Jim Nickel, representará ahora a Canadá en China como encargado de negocios.

McCallum había causado mucho revuelo al comentar la situación de Meng Wanzhou, una alta dirigente de la compañía china e hija del fundador, detenida el 1º de diciembre en Vancouver a solicitud de la justicia estadounidense.

La ejecutiva china, acusada de haber soslayado las sanciones estadounidenses contra Irán, se encuentra ahora en libertad condicional, pero su arresto desató una crisis diplomática sin precedentes en Ottawa y Pekín.

China detuvo a dos canadienses y un tribunal chino condenó a muerte a un tercero desde el arresto de la dirigente de Huawei.

El miércoles, el ya exembajador de Canadá en China dijo a la prensa que la defensa de Meng Wanzhou tenía un "expediente muy sólido" para oponerse a su extradición. Citó además varios hechos que, según él, eran favorables para la ciudadana china, entre ellos "la implicación política" del presidente estadounidense, Donald Trump, en el caso.

Sus palabras le granjearon críticas en su país, donde el líder de la oposición conservadora, Andrew Scheer, pidió a Trudeau que destituyera al diplomático. McCallum lamentó el jueves sus declaraciones pero, según un diario canadiense, el viernes dijo, al margen de una cena caritativa, que sería muy positivo para Canadá que Washington renunciara a la extradición de Meng Wanzhou.

La dirigente de Huawei sigue en Vancouver, donde tiene dos propiedades, y comparecerá el 6 de febrero ante un juez para una primera audiencia sobre su extradición pedida por Estados Unidos.